Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes

La bulimia y la anorexia en primera persona

La bulimia y la anorexia en primera persona

Los testimonios más estremecedores

horizontal-133513_L

Quizá, muchas personas nunca hayan oído hablar de TCA, pero, para otras, esas letras suponen un infierno diario. Trastornos de la Conducta Alimentaria son las palabras que se esconden tras esas siglas, o lo que es lo mismo: anorexia y bulimia. 

Para poder combatir estas enfermedades existen ONG’s como ADANER, la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y la Bulimia, que se fija como objetivos mejorar la calidad de vida de estos enfermos y contribuir a la difusión de todos los aspectos relacionados con estos trastornos, entre otros fines.

Recogemos algunos testimonios de personas que pasan o han pasado estas enfermedades. En ellos, se refleja su sufrimiento, ese que en numerosas ocasiones la sociedad no conoce o quiere obviar. Plasmando sus sentimientos, estos enfermos animan y aconsejan a otros pacientes, algo que se antoja fundamental en la recuperación y rehabilitación de enfermos de bulimia y/o anorexia.

“Si puedes con la enfermedad, podrás con todo”

684-mujer-113909_L

Estefanía, enferma de bulimia:

(…) “Cuando uno no termina de encontrar su lugar ni su misión, aun teniéndolo todo, cuando te miras en el espejo de la consciencia y el reflejo no te satisface, comienza la batalla personal, proyectas toda una ira que no te corresponde contra la persona menos indicada: tú mismo, tú misma. (…) La metamorfosis física -a menudo desafortunada- no es un fin, es un medio. Un método destructivo de aparente control y castigo hacia uno mismo. Es la soledad extrema y dolorosa de quienes ya no tienen nada más que perder, cuando hace tiempo que se fueron por el retrete detrás de aquello que devolvían. Es un rostro castigado por una ENFERMEDAD llevada en riguroso silencio, una radiografía de almas que lloran, gargantas de palabras calladas, pulmones sin aire para respirar.

(…) De repente, un día te levantas de la cama y ya no sientes que eres frágil, te sientes fuerte para salir al mundo y dejar atrás todo un dolor, que marca, pero alecciona mejor que cualquier otra enseñanza. (…) Todo esto te hará crecer, te hará humano, te hará fuerte. Te convertirá en una persona mejor de lo que ya eras. Serás alguien especial que si pudo con esta horrible enfermedad, podrá con todo. Porque si miras a tu alrededor, y dejas de mirarte a ti, podrás comprobar que aún quedan cosas maravillosas por las que merece la pena ser tú y estar sano para disfrutarlas y compartirlas. Siempre hay alguien que te necesita, que te quiere, que te echa de menos cada vez que estás y no estás, quizás son pocos, pero sin duda es suficiente. Ahora toca construir; lo bueno de empezar de cero es que puedes empezar por y como quieras. No hay prisa y no es tarde para quererse y aceptar las cosas que NO se pueden cambiar, y luchar por las que sí somos capaces de modificar únicamente con salud y dignidad. Nadie vendrá a hacerlo por nosotros”. (…)

“Aquí mando yo y no voy a permitir que eso cambie”

684-hombre-190028_L
Jaime, enfermo de anorexia:

PRIMERA CARTA DE MÍ A LA ANOREXIA (12 de agosto de 2012)

Mi querida anorexia nerviosa:
Tantos años juntos…y es la primera vez que te escribo (…). No te voy a preguntar cómo estás. Tú te conservas siempre igual. Gris, mentirosa, malévola, asesina, sutil, cobarde, cruel… así eres y, a pesar de todo, te tengo hasta algo parecido al cariño. Me has enseñado, con sangre y dolor, con llagas en mi alma, muchas cosas de la vida. Pero ya quiero volar libre. Y solo. Quiero separarme de ti; tú me has dominado -sobre todo la mente- más de veinte años. He sido paciente, pero creo que debo ser yo quien maneje las riendas. No te guardo rencor, te lo juro. Todo en la vida son enseñanzas. (…) Que sepas que eso de planificar la semana en función del deporte se va a acabar, que volveré a hacer deporte de forma sana, que voy a ser menos rígido y perfeccionista, que voy a improvisar más, que voy a comer decentemente y sin sentir culpa y que voy a pasar cada vez menos minutos de mi vida en el plano puramente físico. Me miraré al espejo sin complejo (…). Quiero amor, quiero compasión, necesito cariño, necesito paz y todo eso tú no lo puedes dar. Un beso.

SEGUNDA CARTA- DE LA ANOREXIA A MÍ (12 de agosto de 2012)

Mi querido Jaime:
(…) ¿Crees que puedes vivir sin mí? Te voy a explicar, majete, adolescente cuarentón, imbécil, por qué me necesitas.
Lo primero, ¿crees que sin mí vas a estar delgado? Ja, ja, ja; qué pringao eres, qué gilipollas sigues siendo; más aún que cuando eras un niño y te atrapé. (…)
En segundo lugar, te veo como muy listillo, como muy desafiante a mí. ¡Menos lobos, Caperucita! Mis reglas son TUS REGLAS. (…) ¿Crees que va a llegar, así de golpe, una mujer que te haga feliz? Si la que más te gusto soy yo…¿Crees que si llega otra no la vas a abandonar? ¡Qué poco realismo el tuyo! (…) ¿No te merece la pena seguir cómodo conmigo? O incluso, si quieres ser VALIENTE, pero de verdad, suicídate. No vales ni para resucitar ni para acabar contigo mismo. (…)
¿Otra vez quieres estar rellenito, como de chaval? ¿Otra vez quieres tallas L o XL? Tú sabrás, hijo de puta. Aquí mando yo y no voy a permitir que eso cambie.
Debes pesar ya cinco kilos más de los que pesabas hace una semana y así seguirás. Más infeliz, más lento en tus movimientos, más atontao… y encima más gordo. ¡Muérete con tus grasas, ya te daré yo la puntilla! Ja,ja,ja. Adiós, imbécil.

TERCERA CARTA DE MÍ A LA ANOREXIA (12 de agosto de 2012)

Mi querida anorexia nerviosa:
(…) Voy a dejarme hasta la última célula de mi cuerpo, hasta la última neurona, en sobrevivir. Y, por mucho que me insultes, por mucho que me odies disfrazándolo de amor, ya no te necesito; cariño. Me cambio de plano. (…) Te reconozco incluso que de ti he podido aprender algo: la influencia de lo mental en cualquier dolencia física, la diferencia entre lo artificial y lo auténtico, la diferencia entre actuar de forma apresurada y nerviosa o hacerlo con armonía. (…)

Sí, estoy decidido a que no me dirijas tú, aunque sé tus trucos y engaños en los que, seguramente, aún voy a caer algunas veces. Ya conozco tus trampas y alguna de ellas las domino. Quiero ser feliz y, a día de hoy, me lo impides. Todo en mi vida, incluida tú, ANOREXIA NERVIOSA, es una bendición. No te tengo rencor ni quiero aniquilarte, ni escupirte, ni siquiera insultarte; de todo estoy aprendiendo y todo lo ha situado así el SER SUPREMO. (…) Quiero ser un SER HUMANO ÍNTEGRO y siguiendo tus dictados, no lo soy. MUAC. UN BESO.

“El problema era que yo no estaba dispuesta a curarme”

chica-684-192515_L
Bea, enferma de anorexia:

“He pasado más de 10 años sumida en el infierno de la anorexia, de desear ser cada vez menos hasta el punto de llegar casi literalmente a desaparecer. He vivido tantos ingresos en tantos sitios que casi no sería capaz de enumerarlos, todos ellos sin éxito, pero el problema no eran los sitios donde iba ni que los psicólogos fueran mejor o peor, el problema era que yo no estaba dispuesta a curarme, solo deseaba dejarme caer y seguir mi camino hacia la autodestrucción.

No sé exactamente qué es lo que cambió de repente que dije “¡basta!”. Dije que ya era hora de volver a tomar las riendas de mi vida, que bastaba de seguir obsesionada en ser lo más en mis estudios cuando ni siquiera podía leer un libro, dejar de intentar ser la mejor hija cuando solo les hacía sufrir con mi sufrimiento, dejar de ser la mejor amiga cuando solo estaba alejándome y alejándome de ellos. No es fácil, por supuesto que no, ahora estoy en una clínica luchando por volver a tener poco a poco una vida normal, aunque a veces me quede delante de los adelgazantes en un supermercado jugando a la ruleta rusa. Pero ahora soy capaz de decir NO, y luchar para ser la Bea que alguna vez fui o la Bea que quiero ser”.

“Arriba están las mejores vistas”

684-escaleras-193355_L
Anónimo, enferma primero de anorexia y después de bulimia:

“RECUPERAR TU VIDA NO TIENE PRECIO, ahora valoro lo que tengo, aquello que me he estado perdiendo durante más de 10 años de TCA, primero anorexia, después bulimia y los últimos 5 años una obsesión enfermiza por la báscula que hace que solo te levantes y te acuestes pensando en esa obsesión, dejando lo verdaderamente importante en un segundo plano: familia, amigos, pareja, estudios…

“¡Valora lo que tienes!” me digo cada día al levantarme y verme recuperada. Las ganas de vivir, las ganas de seguir adelante con mi vida, de no sentirme atada como si fuera la peor de las drogas… MERECE LA PENA. Chicos os animo a vivir una vida libre, ¡SÍ! se puede salir. Pedid ayuda y seguro que hay una mano tendida para vosotros. No dudéis en tomarla, todos hemos necesitado un pequeño empujón alguna vez. ADANER me tendió la mano y la acepté.

Luchar cuesta pero, como en las montañas más difíciles, arriba están las mejores vistas. Una vez lleguéis a lo más alto, allí os sentiréis orgullosos del camino recorrido y os daréis cuenta de que recuperar vuestra vida es algo maravilloso”.

[eduKndo Group] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

[eduKndo Group Blog] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s