Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes

Silencio, por favor

Silencio, por favor

pic.aspxVivimos en el segundo país más ruidoso del mundo, después de Japón. De hecho, se calcula que al menos nueve millones de personas (el 20% de la población) sufre ese exceso de ruido cada día. Y eso tiene consecuencias, tanto para nuestra mente, como para nuestro cuerpo. Suprimir esos sonidos desagradables significa despedirse de muchas cosas que nos irritan y nos roban la salud.

¿QUÉ PROVOCA EL RUIDO? 

> ALTERACIONES DEL SUEÑO. “La falta de sueño es el foco principal de las enfermedades relacionadas con el ruido. Un mal descanso continuado puede conducir al aumento de la frecuencia cardiaca, la presión arterial y la frecuencia respiratoria. Y eso es algo que conviene no tomárselo a broma”, afirma la dra. María Sainz, jefa del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Clínico San Carlos. El ruido está detrás de 50.000 infartos al año en Europa.

> EL RITMO DE DESCANSO. Si no logras descansar, notarás sus efectos al día siguiente. Afrontarás tu jornada con irritabilidad y, a medida que pasen las horas, verás cómo el estrés se apodera de ti. Si esa falta de ritmo de sueño se hace continuada, se pueden desarrollar importantes problemas psicológicos, como ansiedad o depresión.

> ESTÓMAGO, GLUCOSA… Los ruidos más penetrantes provocan estrés y este altera nuestro sistema nervioso, lo que se manifiesta en síntomas digestivos como la gastritis. También aumenta el nivel de colesterol y se elevan los niveles de glucosa, lo que ocasiona problemas en los diabéticos.

> SORDERA. El término médico es hipoacusia y aparece sin avisar, cuando hemos estado expuestos repetidamente a niveles superiores a 90 decibelios. La pérdida de la audición rara vez es dolorosa, por lo que conviene estar atento a síntomas como sensación de taponamiento, zumbidos… La pérdida auditiva debido a la edad se ha adelantado a los 50-55 años.

> DIFICULTADES DE APRENDIZAJE. Los niños que viven en hogares ruidosos suelen presentar un menor desarrollo cognitivo y del lenguaje, y presentan peor comprensión lectora. “También pueden sufrir déficits de atención y memoria, disminuye su motivación y pueden aparecer efectos negativos en su autoestima o generar ansiedad”, afirma Jesús de la Osa, coordinador del estudio “Ruido y Salud” del Observatorio Salud y Medio Ambiente de DKV, GAES y Ecodes.

> PROBLEMAS PEDIÁTRICOS. Se ha comprobado que los menores que están sometidos a ruidos constantes y fuertes desde la infancia poseen unos niveles más elevados de tensión arterial que aquellos que no lo están. A la larga, propiciará que ese niño desarrolle una mayor probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares.

¿QUÉ HACER?

> LOCALIZAR EL ORIGEN. En el interior de los edificios los focos de ruido son los sistemas de ventilación, las máquinas de oficina, los aparatos domésticos… y los vecinos. Otras fuentes incluyen el tráfico, los sistemas de transporte (carreteras, aeropuertos y vías de tren), el comercio, la música, los deportes, las zonas de juegos y los aparcamientos.

> CONCIENCIARTE. “Todos sufrimos el ruido y todos somos parte de él. Deberíamos pensar más en nosotros mismos y en los demás. Y para ello tendríamos que empezar identificando el ruido como lo que es: un problema para nuestra salud”, afirma Jesús de la Osa.

> USA TECNOLOGÍA SILENCIOSA. Compra electrodomésticos silenciosos y controla los volúmenes de los aparatos que te rodean.

> UTILIZA TAPONES. Si necesitas descansar o estudiar por la noche, y por cualquier razón hay un ruido que te perturba, prueba a ponerte unos tapones en los oídos, que encontrarás en las farmacias. También pueden ser muy útiles si acudes a conciertos o a espectáculos que producen volúmenes altos.

> LUCHA POR DEFENDER LO TUYO. Exige a los demás que respeten la necesidad del silencio, ya sea en tu trabajo o en lugares públicos. La normativa limita el ruido nocturno entre 25 y 35 decibelios como máximo.

10 consejos para tener una vida silenciosa 

Jesús de la Osa y María Sainz nos dan unas pautas para mantener a raya el ruido en nuestra vida diaria.

> Vigila que la televisión y la radio estén a volúmenes idénticos al de una conversación.

> No hagas obras que puedan molestar, los fines de semana.

> Invierte en ventanas aislantes, no te arrepentirás. > Compra electrodomésticos lo más silenciosos posible.

> Acostumbra a tus hijos a hablar a niveles moderados (y predica con el ejemplo: no les llames ni les hables a voces).

> Utiliza el claxon con moderación.

> Ponte auriculares para no molestar a los demás y vigila su volumen. No es necesario que tu vecino de autobús escuche tu música.

> Si buscas casa, huye de lugares expuestos a grandes volúmenes de ruido (aviones, trenes, tráfi co, bares…).

> Vigila cualquier síntoma que alerte sobre la posibilidad de una incipiente sordera.

[eduKndo Group] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

[eduKndo Group Blog] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s