Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes

Lavados nasales para los bebés

Lavados nasales para los bebés

pic.aspx

Los lavados nasales proporcionan a los bebés alivio durante los resfriados y les facilita la respiración.

Los lavados nasales están recomendados tanto para los niños como para los adultos. No se trata sólo de utilizarlos en caso de resfriados, sino que limpian y mejoran la situación de las vías respiratorias.

 

Los lavados nasales no tienen efectos secundarios y pueden realizarse tantas veces como se consideren necesarios. Sin embargo, muchas mamás se sienten inseguras al plantearse realizar este tratamiento a sus bebés.

 

Ventajas

 

  • Limpia la mucosidad de la nariz, consiguiendo así que los medicamentos sean más efectivos
  • Elimina los alérgenos e irritantes de la nariz
  • Disminuye la hinchazón de la zona nasal mejorando la congestión y la disminuyendo la sensación de malestar.

 

Paso a paso

 

Prepara los elementos que necesitas para hacer la limpieza nasal del bebé: suero fisiológico, pañuelos o gasas, una jeringuilla (sin aguja) y una toalla.

 

Al bebé no le van a gustar nada los lavados nasales así que es una opción interesante envolverlo en una toalla para inmovilizarlo. Hazlo de forma delicada y háblale. Se sentirá más reconfortado aunque no le guste. Explícale mientras lo colocas que vas a lavarle la nariz y que no le va a gustar pero que luego se va a sentir mucho mejor.

 

Colócalo estirado sobre una superficie cómoda para los dos, puede ser en el cambiador o en la cama. Ten en cuenta que puedes mojar la zona, así que si lo haces en la cama coloca sobre las sábanas otra toalla.

 

Una vez está tumbado estirado, gira la cabeza del bebé hacia un lado y administra el suero en el orificio superior con la jeringuilla. Es muy posible que salga suero y mucosidad por el otro orificio.

 

Déjalo unos instantes y repite la maniobra por el otro orificio de la nariz tras girar la cabeza hacia el lado opuesto.

 

Con esta segunda intervención habrás terminado. Dile al pequeño que ya habéis terminado, incorpóralo y límpiale la nariz suavemente con un pañuelo ya que quedarán restos de suero y mucosidad que puede gotear.

 

Es posible que el pequeño trague algunos mocos durante el proceso, algo que no debe preocuparte, ya que serán eliminados por las heces.

 

Si aún dudas de cómo es el mejor modo de lavar la nariz de tu pequeño puedes acudir a tu centro de salud y preguntarle a tu matrona. Ella te enseñará a hacerlo y tu hijo se sentirá más confortable y podrá respirar mejor durante varias horas después de realizárselo.

[eduKndo Group] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

[eduKndo Group Blog] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s