Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes

El hit de ayer: RoboCop versus Terminator

El hit de ayer: RoboCop versus Terminator

Aprovechando el estreno de RoboCop del brasileño José Padilha que se ha producido este fin de semana hemos pensado que estaría bien hablar un poco de lo que ha dado el policía mitad hombre, mitad máquina fuera de su hábitat natural –el de las pantallas de cine–.

El hit de ayer: Robocop versus Terminator

El agente Murphy visitó a lo largo de la década de los 90 de formas más o menos prolífica otro tipo de obras que se alejaban totalmente del celuloide. Le hemos podido ver en cómics o hasta en alguna serie de televisión animada. Obviamente, la industria del videojuego no podía permanecer impasible ante tal fenómeno y se lanzaron varios títulos en los sistemas más famosos de aquellos maravillosos años. Fueron conversiones de todo tipo. Algunas de ellas llegaron directamente a los salones recreativos y otras a nuestras queridas consolas domésticas o los añorados ordenadores de 8 o 16 bits.

No obstante, para escribir esta entrada, no hemos querido lanzar una lista al aire con los mejores juegos. Simplemente, hemos elegido uno. Y, obviamente, no hemos señalado uno cualquiera. Puede que no fuera el mejor, aunque podría estar muy cerca, pero supo mostrar en consolas todo el potencial del policía de Detroit, así como venir muy bien acompañado con otra de las frías máquinas de metal que afloraron en el cine ochentero: Terminator. Hablamos, como bien seguro que ya sabéis, de RoboCop vs. Terminator.

Virgin Games supo ver el filón del cómic homónimo y se hizo con los derechos de explotación en un videojuego. Robocop vs. Terminator no fue concebido como programa de ordenador, sino que está basado en una novela gráfica creada por uno de los artistas más influyentes en las viñetas de los últimos tiempos, Frank Miller, conocido por dar aires grandes cuando más lo necesitaban a héroes como Batman o Daredevil o por su flamante Sin City. Miller aprovechó su trabajo en RoboCop 2 y RoboCop 3 para plasmar en un cómic una aventura que iba a juntar a los míticos personajes cinematográficos.

Megadrive tenía un fuerte elemento gore en RoboCop versus Terminator

En la historia narrada en las páginas de la novela, los rebeldes que intentan acabar con Skynet en un futuro distante consiguen enviar al presente un humano para acabar con RoboCop, ya que la tecnología utilizada para construirle es la misma que la usada para levantar la seria amenaza a la humanidad que constituirá Skynet. No obstante, la inteligencia artificial logra mandar varios Terminators a través del tiempo para proteger a RoboCop.

Lo que no tenía previsto Skynet es que la conciencia humana del cíborg tuviera más peso que la máquina. Alex Murphy sigue vivo dentro de las tuercas y el metal y no solo no espera morir, sino que dará la vuelta a la situación para enfrentarse a quién quiere acabar con el mundo entero en un futuro. A grandes rasgos esto es lo que cuenta la historia del cómic. Una trama que más o menos se intentó colar en el juego, pero muy a su modo.

RoboCop vs. Terminator tuvo varias versiones, pero, sin duda, para jugar a la más conseguida tenemos que irnos a coger nuestra querida SEGA Megadrive e insertar en ella el cartucho. Extrañamente, el juego en Super Nintendo no seguía el mismo planteamiento y no ofrecía los mismos niveles. Es como si hubieran hecho un juego diferente en cada máquina. Además, Nintendo volvió a contar con censura. La 16 bits de SEGA contaba con explosiones llenas de gore en cada muerte y la del cerebro de la bestia se conformaba con hacer desaparecer a los enemigos como si nada hubiera ocurrido.

Durante doce fases, la misión de Murphy será la de encontrar las instalaciones de Skynet para acabar con ella. A pesar de que el juego repite enemigos con demasiada frecuencia y que los Terminators finalmente contaban con muy poca presencia, la acción frenética y un buen diseño de niveles le hizo ser uno de los mejores juegos de la consola de su género. La música era pegadiza e incluso se intentó de nuevo utilizar el modesto chip de sonido de la máquina para ofrecer digitalizaciones. Al ser la voz de una máquina, el sonido metálico que siempre ofrecía Megadrive en estos menesteres no quedaba mal del todo.

El nivel de dificultad, como buen juego de los noventa, era alto. Sin embargo, no estamos hablando de un locura infernal, sino que se puede ir pasando de fase con más o menos dificultades, y tampoco hacía falta ser todo un prodigio con el mando. Al menos hasta llegar a las últimas –sobre todo al enfrentamiento con Skynet–. Los primeros niveles se pueden pasar bastante rápido, incluso se puede ignorar a algunos enemigos y pasar de largo, aunque un buen jugador sabía que lo que tenía que hacer es recopilar todas las vidas que pudiera, ya que le iban a hacer falta más adelante.

Ahora que todo el mundo habla del RoboCop actual, este Murphy con traje de Batman y movimientos casi de ninja, muchos seguro que queréis recordar –otros conocer–, qué podía hacer el lento, pero seguro, agente de antaño. Una de las formas de averiguarlo es jugar a este redondo RoboCop vs. Terminator en Megadrive –también había excelentes versiones en Master System y Game Gear–. Después, si no os saturáis de tanto robot, podéis ver la película original de Paul Verhoeven y comparar todo.

[eduKndo Group] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

[eduKndo Group Blog] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s