Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes

Entre Padres

Una mujer logra ser madre tras implantarle una válvula aórtica durante el embarazo

Una mujer logra ser madre tras implantarle una válvula aórtica durante el embarazo

Un equipo multidisciplinar del Hospital Universitario Vall d’Hebron operó a una mujer, embarazada de 22 semanas y que sufría una cardiopatía congénita severa desde el nacimiento, para sustituir una prótesis que actuaba como válvula aórtica después de que tuviera que ingresar porque esta había fallado.

A causa de la sobrecarga que supone un embarazo, la válvula dejó de funcionar correctamente, lo que le provocó una insuficiencia cardíaca y una estenosis grave que ponían en riesgo su vida y la del feto.

Ante el deterioro de la función cardíaca de la mujer, y dado el riesgo que supondría una intervención quirúrgica tanto para la madre como para el feto (50% de posibilidades de perder al feto), el equipo médico optó por realizarle una técnica innovadora conocida como valve in valve (válvula en la válvula).

A causa de la sobrecarga que supone un embarazo, la válvula dejó de funcionar correctamente, lo que le provocó una insuficiencia cardíaca y una estenosis grave que ponían en riesgo su vida y la del feto

La práctica consiste en implantar una prótesis aórtica (TAVI) dentro de la prótesis que ya llevaba con el objetivo de repararla. Esta prótesis se implantó con técnicas mínimamente invasivas, mediante la introducción de un catéter por una de sus arterias femorales hasta llegar a la prótesis que no funcionaba.

Entonces, mediante un balón, se colocó la nueva prótesis en una posición idónea durante una estimulación muy rápida del corazón, bajo control radiológico y ecocardiográfico y con anestesia general.

Gracias a la intervención, la mujer continuó con su embarazo con normalidad, aunque tuvo que seguir estrictos controles médicos. La criatura nació a finales de enero, a las 37 semanas de la gestación. Ambos se encuentran en perfecto estado.

Procedimiento pionero

Un número creciente de mujeres con cardiopatía congénita reparada quirúrgicamente llega a la edad reproductiva. La gestación, el parto y el posparto están asociados a cambios fisiológicos sustanciales que exponen a la madre y al feto a riesgos significativos.

La implantación de prótesis en las válvulas del corazón en mujeres en edad fértil es problemática porque las prótesis más duraderas son mecánicas y requieren tomar anticoagulantes orales –de gran riesgo en caso de embarazo–; mientras que las prótesis biológicas pueden degenerar durante la gestación.

En este caso, la paciente llevaba una prótesis biológica que se estrechó gravemente y dio lugar a una estenosis crítica.

El tratamiento de las valvulopatías mediante la implantación de válvulas a través de catéteres –sin tener que abrir el tórax y sin necesidad de circulación extracorpórea– es una técnica que permite el tratamiento de personas con estenosis aórtica crítica, en el que la cirugía convencional supone un riesgo notable, como en esta paciente.

[eduKndo Group] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

[eduKndo Group Blog] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]


¿Qué ocurre en la semana 36 de embarazo?

¿Qué ocurre en la semana 36 de embarazo?

 pic.aspx

En la semana 36 de embarazo, el feto pesa 2.600 gr y mide unos 48 cm. En esta semana realizan a la embarazada un exudado vaginal y rectal. (foto: Gtres).

En la semana 36 de embarazo, el feto pesa 2.600 gr y mide unos 48 cm. Si el bebé naciese esta semana, se consideraría un bebé prematuro. En esta semana el feto adquiere inmunidad frente a algunas enfermedades. La madre, por su parte, aumenta de peso con mayor rapidez y le realizan un exudado vaginal y rectal, una prueba que descarta posibles infecciones en el canal del parto.

La semana 36 de embarazo es la última semana antes de que se considere que el embarazo ha llegado a término. Así pues, si el bebé nace en esta semana, se considera prematuro. Sin embargo, si naciese la siguiente, se consideraría un bebé nacido a término.

En esta semana de embarazo, el futuro bebé pesa unos 2.600 gr y mide 48 cm, aproximadamente. Una característica del desarrollo del feto esta semana, es que comienza a inmunizarse frente a algunas enfermedades. Las vacunas y la leche materna reforzarán el sistema inmunitario del bebé durante sus primeros meses de vida.

El tamaño del vientre de la embarazada no para de aumentar. De hecho, estas últimas semanas crece a gran velocidad.

El feto en la semana 36 de embarazo

Alrededor de la semana 36 de embarazo, el feto comienza a adquirir inmunidad frente a algunas enfermedades. Estas defensas se las transmite la madre a través de la placenta.

A partir del cuarto mes de vida, estos anticuerpos se agotan y el bebé puede empezar a padecer algunas enfermedades. Los bebés alimentados con leche materna están protegidos durante más tiempo, porque la madre le transmite anticuerpos a través de la leche.

Desde el nacimiento, además, el bebé crea anticuerpos a partir de las vacunas que se le administran, siguiendo el calendario de vacunación.

La embarazada en la semana 36 de embarazo 

La embarazada de 36 semanas comienza la recta final de su embarazo. En estas últimas semanas de embarazo, el aumento de peso de la madre suele ser más rápido y notorio.

Algunas mujeres engordan alrededor de medio kilo a la semana durante casi todo el tercer trimestre de embarazo. Alrededor de la mitad de este incremento se destina al aumento de peso del feto. En las últimas semanas de embarazo, el futuro bebé aumenta unos 200 gr a la semana.

En torno a la semana 36, la embarazada debe realizarse un exudado vaginal y rectal. Esta prueba sirve para detectar o descartar la existencia de alguna infección en el canal del parto. En caso de existir infección, el ginecólogo administrará el tratamiento adecuado para cada tipo de infección.

[eduKndo Group] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

[eduKndo Group Blog] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]


¿Cómo ayudar a una adolescente anoréxica?

¿Cómo ayudar a una adolescente anoréxica?

¿Cómo ayudar a una adolescente anoréxica?

 Si tu hija ha caído en las redes de la anorexia, revisa estos consejos que pueden servirte para ayudarla a salir de esta enfermedad.

La anorexia nerviosa es una enfermedad que puede aparecer a cualquier edad. Se presenta, sin embargo, con más frecuencia durante la adolescencia y en mayor medida entre las mujeres. De acuerdo con la fundación especializada en trastornos alimenticios, Ellen West, este padecimiento es consecuencia del temor de aumentar de peso y de una alteración de la imagen corporal, debido a factores biológicos, psicológicos, culturales, una baja autoestima y la presión por alcanzar la perfección en cada aspecto de la vida.

Algunas señales de que una adolescente padece anorexia son la mínima ingesta de alimentos, uso de laxantes, ayunos, ejercicio excesivo, miedo a la obesidad, el uso frecuente de dietas y el saltarse alguna comida, lo que lleva a una rápida pérdida de peso, falta de energía, irritabilidad, caída de cabello y piel pálida, entre otras.

Aunque hay formas de evitar que un adolescente caiga en la anorexia y llegue a este punto, si notas que tu hija presenta uno o más síntomas, es importante llevarla con un médico. Si ya tienes el diagnóstico, entonces es hora de trabajar en la recuperación, para lo cual es necesario un tratamiento integral que incluya médicos, terapeutas y el apoyo de la familia y los amigos. De modo que si pasas por una experiencia similar, te invito a que leas estos consejos, con el objeto de que la ayudes en su recuperación.

– Infórmate. Es el primer paso para saber si tu hija padece anorexia y todo lo que conlleva la enfermedad. Lee todo lo que puedas acerca del tema (internet tiene mucha información), pero revisa que los datos sean fiables. Acércate a médicos u organizaciones especializadas para saber cómo puedes y debes ayudarla.

– Evita medios de comunicación riesgosos. Los medios de comunicación bombardean con imágenes y programas que le prestan demasiada atención a la apariencia. Vigila lo que tu hija ve, escucha y lee, ya que es susceptible a cualquier información y puede recaer. Monitorea lo que busca en la red, pues hay muchos sitios nocivos, como blogs que se hacen llamar pro ana y pro mia (anorexia y bulimia) y están dedicados a aconsejar sobre cómo ser “un buen anoréxico”.

– Tiempo y cariño. La carga emocional de un adolescente con anorexia es enorme, por lo que necesitará del cariño y atención de sus padres para que pueda reponerse. Acompáñala a sus citas médicas, salgan como familia a divertirse y con ella únicamente; abrázala, dile cuánto la quieres y que note que la apoyas.

– Sube su autoestima. Una de las causas que lleva a una joven a la anorexia es la baja autoestima. Como padres hay que reforzar sus cualidades, hacerle ver que es única y que no todo lo que importa es la apariencia; no hagas comentarios relacionados con la imagen o peso, y evita las comparaciones, ya que esto solo incrementará su nivel de ansiedad.

– Comunicación. Es la base de cualquier relación, pero en este caso resulta esencial. Date tiempo para escucharla hasta en los comentarios más simples, como el tipo de música que le gusta o cuál es su materia preferida, pues poco a poco irás conociéndola más a fondo y se irá abriendo para contarte sus preocupaciones y emociones.

– Sigue las indicaciones de los médicos. Ellos son parte del proceso de recuperación, así que si el doctor dice que tu hija debe comer cinco veces al día o incluir ciertos alimentos en su dieta, da puntual seguimiento a estas recomendaciones, aunque no le gusten a ella. Recuerda que se trata de un tratamiento integral. No lo consientas o le des permisos si el médico no los concede, ya que esto quizá lo haga feliz por un momento, mas no ayudará en su tratamiento.

– Sé paciente. Si de por sí un adolescente sufre de cambios constantes de humor, cuando padecen anorexia estos pueden acrecentarse, aunado a los enojos por hacerlo comer. Seguro buscará por todos los medios dejar de comer, pero como padres deberán mantenerse firmes en sus decisiones y dejar a un lado la compasión o falta de autoridad. No dejes que los chantajes te ganen y de una forma firme, pero amable, guíala para que haga lo que es bueno para su recuperación.

– Dedícale tiempo a la alimentación. Hacer que una persona con anorexia vuelva a comer es un reto más difícil de lo que imaginas, así que es recomendable trabajar en el menú de tu hija. Prepara platillos saludables para toda la familia, de manera que se sienta apoyada; busca recetas apetitosas e innovadoras que incluyan lo que el médico recomienda, y haz que ingiera toda la porción que le sirvas.

– Ayuda para ti también. El camino a la recuperación puede desgastarte física y emocionalmente, por lo que es importante que tengas una red de apoyo para los momentos difíciles: tu pareja, familia, amigos e inclusive un terapeuta que te ayude con la carga. Recuerda que si no estás bien, no podrás ayudar a otros.

La recuperación de una persona con anorexia puede ser larga y a veces muy pesada, por lo que deben estar preparados para afrontar cualquier obstáculo y trabajar en equipo para salir avantes.

[eduKndo Group] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

[eduKndo Group Blog] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]


Niños en una guerra, sin escudo. Cómo enfrentar el bombardeo mediático

Niños en una guerra, sin escudo. Cómo enfrentar el bombardeo mediático

Niños en una guerra, sin escudo. Cómo enfrentar el bombardeo mediático

Un inadecuado monitoreo de las actividades de los niños, puede llevar al aprendizaje de conductas impropias para los pequeños.

La noticia por sí sola es devastadora: en pleno Día de Reyes (seis de enero), día en que se acostumbra en algunos países de América Latina regalar juguetes a los niños, el pequeño Yeuris Manuel Martínez Domínguez, de apenas diez años de edad, originario de República Dominicana, se ahorcó porque su madre no le pudo comprar los juguetes que él quería.

Deténgase un momento en la última línea: “Se ahorcó porque su madre no le pudo comprar los juguetes que él quería”. No es un invento, ni mucho menos una broma pesada. El asunto es real y forma parte de las incontables influencias negativas que un mal acercamiento a los medios masivos de comunicación puede tener en un niño.

Por supuesto, señalar un medio en particular, algún programa o anuncio comercial sería completamente irresponsable: el suicidio es un fenómeno psicosocial complejo, tiene relación con un contexto definido, problemas de autoestima y decenas de factores psíquicos y sociales que tienen que ver más con secciones policíacas o especialistas en psicoanálisis. Con todo, podemos tomar este caso como un punto de partida para hacer algunas reflexiones. Piense en esto: un bebé no nace violento, ni triste, mucho menos con resentimiento hacia un determinado sector de la sociedad. Somos los padres y nuestros hábitos quienes hacemos de los niños “una bomba de tiempo”.

¿Las pantallas educan a su hijo?

Muchas veces los padres, usted, yo, los tíos de los pequeños, caemos en delegar el cuidado de los niños a supuestos “profesionales” o “especialistas” que, convertidos en programas de televisión, juguetes o videojuegos, terminan por echar a perder lo más puro que puede exisitir en la faz de la tierra: el alma de un niño.

Regresemos a la tragedia del niño Yeuris Martínez, ¿qué tipo de factores se mezclaron para hacer que un niño, de apenas diez años de edad, decidiera ahorcarse por no tener unos juguetes?

En la etapa decembrina y de Reyes Magos, es evidente que la industria dedicada a la fabricación de juguetes busca subir sus ventas. Para ello, contrata un ejército de publicistas que bombardean las inocentes mentes de los pequeños, quienes terminan sintiéndose “fuera de lo normal” al no tener la muñeca o juguete de moda. Aunque en esa temporada el ataque publicitario se incrementa, en realidad ocurre a lo largo de todo el año.

Es claro que, en casos extremos como el de Yeuris, sumado a lo anterior subyace una pésima comunicación con los padres, quienes no logran evitar situaciones tan lamentables como la ya citada. Pero este dramático caso tal vez pueda darnos algunas lecciones importantes respecto a la crianza de nuestros hijos:

Manténgase pendiente de lo que ven sus hijos. Sólo hace falta echar un vistazo por la calle para darse cuenta de los peligros mediáticos a los que un niño está expuesto: revistas para adultos en el puesto de periódicos, comerciales de gran tamaño que muestran falsas realidades, promocionales de películas o algún artefacto, etcétera.

Todo esto, aunado a la poca vigilancia con respecto a los programas televisivos que miran, noticieros o páginas de internet, puede hacer de nuestro hijo una suerte de robot, que estará listo para activarse de la peor manera únicamente con una señal. Recordemos esto: los adultos debemos siempre estar pendientes de qué ven nuestros niños y, más importante aún, de cómo interpretan lo que ven.

No censurar, sino ayudarles a comprender. No hay algo más preciado que la libertad de expresión, es cierto: Miley Cirus es libre de bailar con la lengua de fuera y acercarse todo lo que quiera hacia quien lo desee, así como cualquier hombre puede crear letras y tocar la música que le guste más. Sin embargo, éstos son contenidos que no deben ser consumidos por los niños, simplemente porque todavía no están listos para codificar y definir con exactitud qué tan real es lo que ven y escuchan. Seamos honestos: ¡a veces ni los mismos adultos sabemos qué rayos estamos viendo!

Pero ello no debe llevarnos a caer en la censura: aparentar que las cosas que existen no lo hacen en realidad, es una terrible mentira que tarde o temprano nos explotará en la cara. Así pues, ¿qué debemos hacer para evitar lo más posible la influencia negativa de los medios de comunicación sobre nuestros hijos?

Una posible respuesta, es esta: enseñándoles principios. Los valores son el escudo perfecto. Pero recuerde que éstos no son conceptos que se memorizan a voluntad, sino formas de entender el mundo y relacionarnos con él que se aprehenden día a día, sobre todo en casa.

Busque mantener una comunicación constante con sus hijos; haga que ellos tengan siempre la confianza de preguntarle: “¿Qué es eso?”, “¿por qué es así?”. De este modo, no importará con qué cosas se crucen los ojos o mentes de sus niños: ante la duda, siempre buscarán cobijo en la sabiduría de papá o mamá. Y si usted no sabe o no comprende a cabalidad qué es aquello por lo cual sus hijos preguntan, acéptelo y busquen juntos la respuesta. De ser necesario, y si lo consideran correcto, vean el programa, juego o película de nuevo, juntos; explique a sus hijos qué pasa y qué no pasa.

Tenga siempre muy presente que todo lo que se ve en televisión, se escucha en la radio o se puede leer en una revista o periódico, pasa por un proceso de edición. Vaya, se corrige o se trabaja a modo de definir o exacerbar una idea. En palabras cortas, no está ahí por casualidad, siempre persigue un fin.

La finalidad de estas líneas es hacerle notar que los medios no son malos en sí mismos: lo malo es que deje a los niños y a los jóvenes sólos, sin escudo ni sistema de comunicación, en plena guerra.

[eduKndo Group] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

[eduKndo Group Blog] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]


5 beneficios de la educación emocional

5 beneficios de la educación emocional

5 beneficios de la educación emocional

Escuchar hablar de educación o inteligencia emocional es cada vez más común. A pesar de posibles modas o tendencias, la educación de las emociones se ha investigado desde hace muchos años, y lo importante no es sólo saber que es esencial aplicarla, sino también conocer sus beneficios y cómo ponerla en marcha en casa, en el cole… Hoy os contamos cinco ventajas de la educación emocional.

El niño o niña tendrá mejor salud emocional en la edad adulta

Enseñar a los niños a identificar, expresar y gestionar sus emociones de manera práctica y en primera persona (no únicamente con ejemplos de niños ficticios, historias, cuentos…), facilita que lo aprenda y practique desde la infancia. Y con ello, me refiero desde los primeros años de vida. Si acostumbramos a los niños a entender sus emociones, y si nosotros somos su principal modelo de imitación, le ayudaremos a ver que hablar sobre lo que siente es normal. Por ello, cuando sea mayor ya lo habrá incorporado en sus esquemas básicos emocionales.

Evitamos el fracaso escolar

Según muchos autores que han estudiado la psicología emocional (Bisquerra, uno de los más importantes), consideran que la educación emocional es el complemento indispensable del desarrollo cognitivo. Es decir, que si queremos que nuestros peques sean inteligentes, de nada sirven todos nuestros esfuerzos si no trabajamos las emociones. E incluso, gran parte del fracaso escolar de los alumnos no se atribuye a una falta de capacidad intelectual, sino a dificultades asociadas a experiencias emocionalmente negativas.

Aprenderá a ser autónomo

La familia y la escuela son los dos agentes principales que están en contacto con el niño. Por eso, debemos enseñarles a controlar sus emociones en todos los ámbitos de su vida. Pero también tenemos un papel esencial como modelos. Si estamos siempre nerviosos, con estrés, nos callamos lo que sentimos…, los niños harán lo mismo. En cambio, si nos expresamos, favorecemos la seguridad y confianza del niño en sí mismo, son pautas que repercutirán en que tenga una mayor autoestima y, por tanto, mayor confianza en sí mismo para hacer las cosas sin nuestra ayuda.

Cuando crezca, tendrá menor predisposición al abuso de drogas o alcohol

Diferentes estudios (Shapiro, 1997) nos muestran que los niños que tienen habilidades socio-emocionales son más felices, confían más en sí mismos, son más competentes como estudiantes, y en sus relaciones con la familia y amigos. Cuando crecen tienen menor predisposición al abuso de drogas o alcohol, así como a tener depresión o ser más violentos.

Disminuimos el estrés

El tipo de relación afectiva que desarrollemos con el niño, influye en la expresión temprana de las emociones, así como en los niveles de estrés. El estrés y la poca capacidad de expresar cómo nos sentimos está directamente relacionados.
En la mayoría de los casos, la educación emocional no empieza a tener importancia desde la escuela o en las familias hasta que no nos encontramos con problemas. Reaccionamos cuando el niño va mal en el cole, duerme mal, tiene miedo, rabietas y nos afecta a nuestra vida diaria. Todos sabemos que esto no debería ser así; por lo que tenemos que poner nuestro granito de arena para expresar nuestras emociones desde el primer minuto de vida de nuestros peques.

[eduKndo Group] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

[eduKndo Group Blog] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]


Los miedos nocturnos

Los miedos nocturnos

miedo_monstruos

El Peque des de los cuatro meses ha sido un angelito a la hora de dormir. Sí, por la noche se podía despertar alguna vez, pero era ponerle nuevamente su chupete o su muñequito en la cabeza y dormirse nuevamente al instante.

Acaba de cumplir tres años y hará unos dos o tres meses que la hora de dormir empezó a sacarnos de quicio. Ya no era meterlo en la camita, darle un besito y desearle buenas noches. Teníamos que subir una y otra vez porque nos reclamaba ya fuera con la excusa de “tengo pipi”, “ponedme el muñequito en la cabeza”, “tengo sed” o simplemente llorando sin más. ¿Qué le pasaba?

Empezamos a observarle y nos dimos cuenta que lo que sucedía era que tenía miedo. Cada día nos pedía que echáramos de su habitación a alguno de sus muñequitos y peluches. Le preguntábamos el por qué y simplemente nos respondía que “ninus fuera”. Supongo que para entonces aun no conocía la palabra miedo y su significado y no sabía como expresar en palabras que tenía miedo. Era sacarle el peluche que nos pedía de la habitación y dormirse enseguida. Pero más tarde además de pedirnos sacar algunos peluches apareció el “Dolent” (o sea, el Malo). Decía que en la habitación y por la casa, había un Dolent. Llegó a creer que también se escondía en su armario y teníamos que cerrar su puerta (típico, ¿verdad? ¿quién no ha creído alguna vez que del armario salen monstruos o que debajo de la cama hay unas manos que quieren cogerte?). Por activa y por pasiva y con mucha paciencia hablábamos con él explicándole que el Dolent no existía, que era fruto de su imaginación, que lo soñaba…pero nada, no funcionaba. Al final acabábamos desesperados y amenazando de malas maneras al Peque para que se durmiera de una vez por todas. Y sí, se dormía, pero después de mucho rato, muchos lloros y de tener que dar decenas de paseos hacía su habitación para intentar consolarle o exigirle que se durmiera de una vez. Algunos días incluso nos poníamos a dormir a su lado hasta que se dormía, pero era notar que nos íbamos y empezar nuevamente el espectáculo.

avi_miedo

 

Al ver que nuestros intentos por hacerle ver que el Dolent no existía eran infructuosos empezamos la nueva táctica, admitir también que el Dolent existe y buscar maneras para que no le tuvera miedo. Le explicábamos que no tenía que tenerle miedo, que tenía que ser valiente. Pero no funcionaba. Buscamos un objeto para usarlo como “quitamiedos”. Era una marioneta que le llamamos “el avi” (el abuelo) porque se parece a uno de sus abuelos. Le dijimos que el Avi era mágico y cuando entrara un Dolent en casa lo hecharía fuera. Para nuestra sorpresa, ¡funcionó! pero por sólo unos días. Al cabo de un tiempo, aun durmiendo con el Avi volvía a costarle dormir.

Después de casi dos meses así, ¿cuál fue la solución definitiva? Pues…la típica: dejarle una luz encendida. Un día que estaba muy cansada y necesitaba dormir sucumbí a dejar encendida la luz del pasillo y en toda la noche el Peque ni se immutó. Así de fácil. El Papi no estaba muy de acuerdo porque además de admitir que existe el Dolent también se acostumbraría a dormir siempre con luz. Pero él mismo también se dio cuenta de una cosa, que los miedos no se apaciguan simplemente con palabras. ¿quién de nosotros no ha tenido algun miedo de pequeño? y recordais que por el hecho que vuestros padres os dijeran que no existía ese miedo desapareciera? ¿a qué no? y verdaderamente lo pasas fatal cuando tienes miedo. Yo de pequeña decía que en el pasillo estaba el hombre del paraguas. Pasé una época de muchos miedo y recuerdo lo mal que lo pasaba, es uno de los poquísimos recuerdos que tengo de cuando era tan pequeñita así que se decir que esa experiencia me quedó marcada como un pequeño “trauma”. Más tarde descubrí que el hombre del paraguas eran los ronquidos de mi padre. Recordé también que los miedos sólo duraron durante una época de mi niñez y que después desaparecieron sin más. Así que al final decidimos no hacer sufrir más a nuestro peque y dejarle dormir con la luz. Le hemos comprado una de esas luces pequeñitas de bajo consumo que se enciende y apaga automáticamente por lo que así la medida anti-miedos no afectará mucho a nuestros bolsillos.

luz_miedo

La luz quitamiedos de mi Peque

Últimamente he estado informándome del tema de los miedos infantiles y todos acaban con la misma conclusión, que si el peque se siente más seguro con la luz encendida, que se le deje, llegará un día que ya no la necesitará o que incluso él pedirá que se la apaguemos porque le molesta. Así que, ¿por qué hacerle sufrir, no? los miedos son parte de una etapa de todos (o casi todos) los niños. Mi Peque nunca ha visto dibujos no aptos para su edad o con fantasmas, monstruos o tiros, e igualmente está pasando por esa etapa. Supongo que el desarrollo de su imaginación trae consigo muchas cosas buenas, pero también alguna de no tan buena que tarde o temprano sabrá afrontar.

¿Os habéis encontrado vosotros con esta situación? ¿cómo lo habéis solucionado?

Los miedos nocturnos

[eduKndo Group] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

[eduKndo Group Blog] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]


¿Por qué muerde mi hijo?

¿Por qué muerde mi hijo?

Causas de los mordisco

Cada niño es diferente, y debemos tratar de conocer al nuestro perfectamente. Para poder enfrentarnos a sus cambios de conducta y los problemas que nos vayamos encontrando por el camino de la educación. A pesar de conocer bien a nuestro niño, a lo largo de los años, veremos diferentes cambios que nunca hubieramos imaginado en él. La vida está constituida por un gran número de fases, que podemos o no pasar. Una de ellas, es la de los mordiscos.

Las causas de los mordiscos.

En cuanto a los mordiscos, no hay un solo motivo por el cual los niños puedan morder. Lo primero que tenemos que hacer, es analizar cuales son las causas por las cuales, de repente, nuestro niño ha empezado a morder. De esta forma será más fácil que corrijamos su comportamiento. Ya que cada una de las causas, tiene diferentes formas de actuación. Que iran también influidas por la propia personalidad del niño. Los motivos más comunes de los mordiscos son:

  • Los niños se llevan todo a la boca desde su nacimiento. Es la forma que tienen ellos de relacionarse e investigar el mundo que les rodea. Durante los primeros meses, esto es lo más normal. Y no lo podemos considerar mordiscos. Tan solo su forma de aprender.
  • Cuando el niño está en la fase de la dentición. Los dientes comienzan a asomar. Lo niño que muerde que hace que tenga una molestia constante en la boca. Es muy habitual que el niño tienda a morder lo que pille, incluso puede ser a un compañero. Debemos de tratar de explicarle que no lo debe hacer, aunque no le daremos tanta importancia. Le tendremos más controlado y le tendremos siempre a mano un mordedor, para aliviar los dientes. Es el menos preocupante y más fácil de evitar. Ya que tan solo es un impulso motivado por una causa concreta.
  • Pedir atención. Es una fase también común entre los niños con celos de los hermanos o por otros motivos. Normalmente por un cambio a su alrededor. Lo que están buscando es más atención por la otra parte. Y mordiendo aunque sea atención para reñirle, le estamos convirtiendo en el protagonista.
  • Los niños cuando tienen estímulos especiales suelen ponerse muy nerviosos. Algo que les gusta mucho, actividades donde están disfrutando mucho… En esos momentos, los niños pueden perder un poco el control y no saber canalizar las emociones que están sintiendo, y algunos niños, pueden morder ante estas situaciones. Esto lo hacen como una forma de desahogo.
  • Para conseguir algo. Lo más habitual, es que los niños muerdan a otros niños, cuando les están incordiando, o les quitan un juguete, incluso, si son ellos los que quieren quitar un juguete a otro niño. Estos motivos, los debemos corregir lo antes niños mordiendo posible, ya que el niño lo hace de una manera más consciente para conseguir su objetivo. Si no hacemos nada ante esta situación, puede potenciar el egoismo y la falta de empatia en el niño.
  • Se encuentran perdidos. En situaciones en las que no saben como comportarse, pueden tener el impulso repentino de dar un mordisco al primero que pillan.
  • En medio de una rabieta. Cuando están inmersos en los lloros y gritos, la rabia del niño crece por momentos. En ese momento pueden salir por diferentes caminos. Incluso los mordiscos.
  • Cuando les decimos “no”. Si el niño aun no obedece al “no”, puede ser su forma de protestar. Debemos dejarle muy claro desde el principio que debe y que no debe hacer.

[eduKndo Group] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]

[eduKndo Group Blog] [Porcelana Fria, Artes Decorativas & Cupcakes]